El Blog del Derecho de Familia

28/01/2010

Decisión conjunta de Patria Potestad: Elección de centro escolar

Nos quedaba pendiente la cuestión acerca de quien escoge el sistema educativo del menor y por tanto el centro escolar, y quien decide si se producen cambios de centro.

Como en la cuestión religiosa, la elección del tipo de formación educativa y, por tanto, la elección de centro escolar, es cosa de ambos progenitores y, por tanto, se decidirá entre ambos en consenso. Los centros escolares deberían recabar la autorización de ambos progenitores para matricular en el mismo a un menor. De hecho, cada vez son más los centros que requieren la presencia de ambos progenitores al matricular a un menor, y ello, como cuestión práctica, para evitar luego problemáticas que desembocarían en disfunciones administrativas para el centro. Pensemos que una vez matriculado el menor, por decisión judicial, deba retornarse al mismo al centro en el que estaba con anterioridad, curso iniciado, quizás la plaza cubierta…

Asimimso los centros deben facilitar a ambos progenitores la información escolar del menor y todas las notificaciones relativas al funcionamiento del centro, simplemente por el hecho de que se solicite por cualquiera de ellos y, sobre todo, si consta al centro la falta de comunicación entre ambos progenitores.

En cuanto a las fiestas y actividades en las que intervengan los menores, AMBOS PROGENITORES pueden asistir a las mismas, aunque se celebren en fechas en las que los menores no se encuentren en su compañía, es decir, ambos están autorizados a acudir a los actos escolares, festivales, celebraciones, partidos y demás, atendido que se entiende que forman parte de la formación y por tanto, de la Patria Potestad.

25/01/2010

El cambio de residencia del menor: decisión conjunta de patria potestad.

 

Previo a la crisis familiar, son ambos progenitores los que eligen el domicilio familiar, y con ello, la residencia del menor. Con la crisis, ya sea por la vía del convenio o por la decisión en la sentencia, se establece cual será en adelante el domicilio (o domicilios si la custodia es compartida) del menor.

CUALQUIER CAMBIO DE DOMICILIO AFECTARÁ A ASPECTOS FUNDAMENTALES DE LA VIDA DEL MENOR, ya que puede comportar un cambio de escuela, de entorno social, a sus relaciones con uno de los progenitores o incluso de idioma y costumbres.  Estos cambios entran dentro de la esfera del ejercicio de la patria potestad y por ello deben ser consensuados.

Una decisión de cambio de domicilio del progenitor custodio no puede ser NUNCA unilateral ya que afecta de forma manifiesta al ejercicio de la patria potestad de ambos y normalmente supondrá una quiebra del status que se ha fijado por un convenio o por una resolución judicial en la que se han fijados unas medidas  de régimen de custodia y visitas afectantes a los menores.

Un cambio unilateral de domicilio vulnera los derechos del otro progenitor y del propio menor en orden al mantenimiento de una relación fluida y frecuente con aquel otro progenitor, y tales contactos son un factor de decisiva importancia para el desarrollo emocional del menor. Un cambio de domicilio afecta a la vida del menor y a sus relaciones con el  progenitor que no pretende el cambio.

Un cambio de residencia, además, puede necesitar un cambio de escuela, y como ya he referido más arriba, la elección de centro escolar es también una decisión CONJUNTA

Erróneamente se cree que el “progenitor custodio”  tiene una potestad sobre el menor de mayor grado que el no custodio, cuando AMBOS tienen el mismo valor para el menor, están al mismo nivel y tienen los mismos derecho y deberes y facultades en relación al menor.  Permitir un cambio de residencia unilateral supondría privar de facto a uno de los progenitores del derecho a decidir sobre el menor y se impondría una situación de hecho que alteraría su sistema de visitas y la forma de relación con los hijos menores. Además, como el régimen de visitas y el domicilio del menor vienen determinados por una resolución judicial o convenio, un cambio unilateral supondría poner al otro progenitor en una situación de imposibilitarle relacionarse con sus hijos y, con ello, un incumplimiento de las medidas acordadas.

 Se nos puede plantear aquí el derecho a la libre circulación y establecimiento de domicilio que tiene cada uno de los progenitores, que no se niega, pero el traslado de menores bajo custodia no es algo que admita decisiones unilaterales o automáticas, y en caso de discrepancia deberá acudirse al Juez , puesto que además, puede ser necesario establecer un nuevo sistema de visitas  y en general unas nuevas medidas en relación a los hijos.

Por ello, la intención o traslado del menor puede suponer el cambio de custodia si en el procedimiento correspondiente se acreditara que dicho traslado puede ser perjudicial para el menor.

 Finalmente, como ya referí, el Codi de Familia de Catalunya es claro y tajante al respecto: se necesita el consentimiento expreso o tácito del otro progenitor para decidir el tipo de enseñanza y para variar el domicilio del menor de forma que lo aparte de su entorno habitual.

19/01/2010

Las decisiones NECESARIAMENTE conjuntas sobre los menores

 

Patria Potestad: Las decisiones necesariamente conjuntas

 Como tercera entrega acerca del alcance de la custodia voy a referirme ahora a las decisiones que DEBEN TOMARSE CONJUNTAMENTE POR AMBOS PROGENITORES, en tanto en cuanto integran la Patria potestad que es compartida.

 1)      Cambio de residencia del menor

2)      Elección o cambio de centro escolar

3)      Formación religiosa y celebración de actos de tal índole.

4)      Elección o cambio de profesionales médicos y psicólogos.

5)      Gastos extraordinarios.

En esta entrada detallaré sobre las reseñadas del 3 al 5 y dejando para el siguiente las referentes a centro escolar y residencia, por su extensión y quizás, mayor complejidad.

Gastos extraordinarios: Como habitualmente los gastos extraordinarios  van a ser soportados económicamente por ambos progenitores por mitades, obvio es que dichos gastos sean acordados conjuntamente por ambos ya que afectarán a la economía  de cada uno de los progenitores. No sería justo que uno de los progenitores aprobara un gasto extraordinario de tal importe que el otro no pueda soportar económicamente su parte correspondiente.

 Elección o cambio de profesionales médicos y psicólogos:  El profesional médico o psicólogo deberá recabar la autorización de ambos progenitores para intervenir  sobre el menor, no pudiendo iniciar un tratamiento si no cuenta con dicha autorización.  Además, ambos progenitores pueden obtener información sobre la salud en relación a sus hijos. Tanto los profesionales de la medicina, como psicólogos DEBEN facilitar a AMBOS progenitores toda la información que éstos soliciten relativa a sus hijos.

Formación religiosa: Como esta es una opción de formación, deben estar de acuerdo ambos progenitores en la formación que en tal sentido se vaya a dar a los menores. Ambos progenitores podrán acudir a los actos y celebraciones religiosas de los menores independientemente de la fecha en la que se celebren.

Como ya he referido en entradas anteriores de este blog, cuando no hay acuerdo entre ambos, deberá  solicitarse la intervención del Juez, en un procedimiento de Patria Potestad.

…seguimos con residencia y centro educativo en la próxima entrada.

13/01/2010

Sobre el alcance de la custodia

Filed under: Custodia y Patria Potestad — Assumpció Martinez Rogés @ 10:11 am
Tags: , , , , ,

 

Sobre el alcance de la custodia

Siguiendo con el tema de la entrada anterior, haré ahora unas anotaciones sobre QUÉ decisiones SE PUEDEN TOMAR POR UNO SOLO DE LOS PROGENITORES.

 Mientras el menor está bajo la custodia de uno de sus progenitores ( ya sea el progenitor denominado “custodio”, o el  “no custodio” que tiene “régimen de visitas”, las decisiones sobre el menor que puede tomar sin la necesidad de pedir permiso u opinión al otro son, a título de ejemplo:

 En el ámbito educativo: decidir si el menor participa en una excursión o salida o actividad escolar, decidir si es queda al comedor escolar, así como decidir quien lleva y/o recoge al menor en el centro escolar.

 En el ámbito sanitario: puede decidir llevar al menor a un centro sanitario si lo entiende necesario, por cuestiones sanitarias sin importancia, y aplicarle el tratamiento médico que le haya sido prescrito. Procederá, en todo caso, a comunicar este tratamiento al otro progenitor a fin de que éste pueda continuar el mismo cuando cambie la custodia. Pensemos, por ejemplo, en el supuesto del  “no custodio” que recoge al menor el viernes en el colegio y por la noche tiene una subida de fiebre por un resfriado  o le empiezan a salir las ampollitas de la varicela. Evidentemente, para las de urgencia vital, podrá llevar al menor al centro sanitario que sea oportuno y procederá a comunicarlo a la mayor brevedad posible al otro progenitor, pero teniendo presente que, en situaciones de urgencia vital, puede tomar decisiones unilateralmente.

En el ámbito del ocio/tiempo libre: Cada progenitor mientras tiene al menor en su compañía podrá decidir que éste participe en las actividades de ocio que considere oportunas, siempre que éstas no supongan un coste adicional para el otro progenitor o un riesgo para el menor. También podrá decidir quien participa en estas actividades junto al menor.

 En el ámbito personal: Cada progenitor mientras tiene el menor en su compañía podrá decidir unilateralmente que es lo que come el menor, que ropa utiliza, como se viste o con quien se relaciona…

Quiero remarcar especialmente que me refiero al tiempo en que el menor está en compañía del progenitor que toma estas decisiones, ya sea custodio o no custodio. 

Por ejemplo, la” madre custodia” no puede apuntar al menor a una excursión que se celebra en un fin de semana que corresponde al “padre no custodio.” Otro ejemplo, el progenitor“no custodio” que recoge al menor en el colegio dos veces por semana, puede decidir hacerlo personalmente o que lo haga otra persona en su lugar, habitualmente o de forma ocasional, los días que le corresponden, igual que puede decidir el “custodio” en los días que le corresponden. El “no custodio” puede decidir donde y con quien pasa el fin de semana  el menor cuando le corresponde, sin que el “custodio” pueda poner objeción alguna.

 Próxima entrada (post):  Las decisiones conjuntas (Patria Potestad).

10/01/2010

¿Hasta dónde llega la guarda y custodia?

 

¿Hasta dónde alcanza la guarda y custodia?

 La guarda y custodia (o custodia para ser breves) se podría definir como el hecho de tener físicamente la compañía del menor, cuidarle, atenderle, ser responsable de lo que le ocurra y de sus actos. Ambos progenitores tienen a los menores bajo su custodia cuando les tienen en su compañía.

 Cuando en una sentencia o convenio se refleja que se otorga la custodia de una menor a uno de los progenitores, lo que nos está diciendo es que el menor convivirá habitualmente con uno de los progenitores, y que se relacionará con el otro de una forma y en unos tiempos determinados (régimen de visitas). Por lo tanto, pasará más tiempo en compañía de uno de los dos. Pero el poder de decisión sobre las cuestiones que afecten a los menores, los derechos y deberes de los progenitores hacia los hijos no forman parte de la custodia sino que conforman la PATRIA POTESTAD, y ésta, genéricamente, es de titularidad y ejercicio conjunto de los dos progenitores.

 Existe una creencia social errónea sobre el poder de decisión que tiene el progenitor custodio sobre los hijos, que tener la custodia significa tener un poder de decisión superior o absoluto sobre el menor, privando al otro progenitor del derecho a decidir sobre el menor. Y NO ES ASÍ. La custodia NO ES un STATUS DE PRIVILEGIO de un progenitor frente al otro. La custodia se refiere a la convivencia y no implica titularidad de ningún otro derecho.

 Las decisiones sobre el menor quedan intocadas en tanto en cuanto la PATRIA POTESTAD se mantiene compartida. Por lo tanto, las decisiones sobre el menor serán CONJUNTAS. Si no hay acuerdo entre los progenitores, cualquiera de ellos puede acudir al Juez, en procedimiento de Patria Potestad y éste, tras escuchar a ambos progenitores, y al hijo si tuviera suficiente juicio, y, en todo caso, si es mayor de 12 años, atribuirá, sin ulterior recurso, la facultad de decidir sobre la cuestión concreta, al padre o a la madre.

 La custodia permite tomar decisiones unilaterales por parte del progenitor que la tiene en cada momento (recordemos que custodia, en efecto, es convivencia, y que cuando los menores están disfrutando de la compañía del progenitor “que tiene régimen de visitas” están bajo la custodia de éste), pero se trata únicamente de decisiones ordinarias en la vida del menor, los actos que, de acuerdo con el uso social y las circunstancias, pueden ser adoptadas por el progenitor en compañía del que se encuentren en aquel momento.

 ¿Cuales son, pues, las decisiones que forman parte de la patria potestad, y, por lo tanto, para las que se requiere el acuerdo de los dos?

 Nos guiaremos aquí por el artículo 139 del Codi de Familia de Catalunya que nos dice que es necesario el consentimiento expreso o tácito del otro progenitor para decidir el tipo de enseñanza, para variar el domicilio del menor de forma que se le aparte de su entorno habitual y para disponer de su patrimonio más allá de lo necesario para atender a sus necesidades ordinarias. Se entenderá tácitamente otorgado el consentimiento si ha transcurrido el plazo de 30 días desde la notificación que se realice con la finalidad de obtenerlo sin que el progenitor no manifieste su desacuerdo, tal y como establece el art. 138 del mismo Codi.

 Por lo tanto, poniendo en común cuanto refiere el Codi de Familia, con el Código Civil y la jurisprudencia, se entienden como decisiones conjuntas, que forman y están integradas en la PATRIA POTESTAD y que, por lo tanto, no puede tomarlas uno solo de los progenitores, las que se refieren al lugar de residencia del menor, al centro educativo, las que comporten gastos extraordinarios, las relativas a actos o celebraciones religiosas, las de seguimiento de fiestas y actividades de los hijos, así como las relativas a asistencia médica y/o psicológica, tratamientos y elección de los profesionales correspondientes.

En el próximo post entraré a detallar sobre algunas de estas decisiones.

04/01/2010

Bienvenidos al Blog de Derecho de Familia!!! (derecho español)

Hola!!!

Pongo a disposición de todos aquellos inquietos por los temas de Derecho de Familia este Blog.

Me gustaría que lo hicierais vuestro y sirviera para resolver esas dudas que siempre se plantean, grandes o pequeñas, y con ello, intentar aclarar conceptos y terminología legal (el vocabulario raro de los abogados) para que cada uno sepa realmente a que se enfrenta cuando está inmerso en un procedimiento de Derecho de Familia.

En Derecho de Familia, por circunstancias, me estoy acercando mucho a la posición que en un debate de custodia tiene el PADRE y podreis ver algunas sentencias obtenidas en mi despacho en procedimientos en los que he defendido la posición del padre, actuándo mayoritariamente en la defensa de éste.

Si bien físicamente mi despacho se encuentra en la ciudad de Barcelona, gracias a la tecnología, estoy desarrollando mi labor profesional por toda la geografía española, así que las puertas de mi despacho están abiertas a todos, esteis donde esteis. Pero la lesgislación sobre la que os puedo asesorar es la española unicamente. A menudo van llegando consultas de paises latinoamericanos, y lamentablemente, no puedo asesorar ya que desconozco la legislación de aquellos paises.

Espero la contribución al Blog de todos, para que lo podamos hacer muy útil. Y si puedo ayudaros profesionalmente, estaré encantada. Me gusta mi profesión y el area del derecho a la que me dedico y en la que, además de la experiencia profesional, puedo aplicar la personal.

Assumpció Martinez Rogés. Abogada.

« Página anterior

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.