El Blog del Derecho de Familia

24/01/2017

Modificación de vacaciones de verano

2013-08-09-20-26-46La  modificación de medidas siempre viene dificultada por la exigencia de acreditación de los cambios, siendo un procedimiento quizás excesivamente encorsetado en una prueba que muchas veces es dificil de documentar.

En convenio de divorcio, una pareja acordó  en 2011, en cuanto a las vacaciones escolares de verano, repartir sólo el mes de agosto. Los niños tenian 6 y 3 años. El padre firmó un convenio sin asesoramiento, bastante restrictivo. Pasa el tiempo y contrae nuevas nupcias. Su nueva esposa tiene también dos hijos de edades similares y disfruta de una guarda compartida por semanas, repartiendose TODAS las vacaciones estivales de forma equilibrada. El esposo, descubre que su convenio es “leonino” y empieza su calvario por conseguir una normalidad y equilibrio en las relaciones con sus hijos.

Han sido necesarias tres modificaciones de medidas para que, por la Audiencia Provincial de Barcelona se resuelva, cinco años después del divorcio que : “Por el mero transcurso del tiempo y por el hecho sobrevenido de tener el actor nueva esposa, que tiene dos hijos con su anterior pareja sentimental, sí es deseable que los hijos del accionante y los de su actual esposa, puedan compartir vacaciones escolares de verano, siendo aconsejable la apliación del régimen de visitas paternofial, y así decidimos que comprenda los meses de julio y agosto, por quincenas ambos.”

Los menores, actualmente de 11 y 7 años, podrán finalmente ir de campamentos en julio con sus hermanastros, con los que conviven dos dias por semana, más fines de semana alternos, desde hace varios años, pero sólo 15 dias en agosto.

Juez de Familia: ¿Era tan dificil pensar en el bienestar de los menores desde un principio? ¿Dónde estaba el problema para repartir el verano?.

ST APBarcelona , Sección 12, nº 948/2016, de 22 de diciembre de 2016.

Anuncios

09/05/2011

Deberes y facultades de los padres en la patria potestad


Siguiendo con los apuntes relativos a la patria potestad, vamos a enumerar los derechos y facultades que tiene los progenitores sobre los hijos. Veremos que algunos de ellos sobre todo deberes, persisten sobre el progenitor que ha sido privado de la patria potestad y ello porque se entienden que son deberes inherentes a la filiación en si misma.
Así pues, la vertiente de deberes y facultades de la patria potestad desde la posición de progenitor son:

1- Velar por los hijos. Este deber incumbe a todo progenitor, custodio, no custodio e incluso a los que han sido privados o excluidos de la patria potestad.
2- Tenerlos en su compañía. En caso de separación , divorcio, cuando se atribuye la guarda a uno, el otro progenitor tiene derecho a relacionarse con el menor mediante un régimen de relaciones personales acordado al efecto.
3-Alimentarlos. Incluso los progenitores privados o excluidos de la patria potestad tienen este deber.
4- Educarlos y procurarles una formación integral para el pleno desarrollo de la personalidad del menor.
5- Representarlos y administrar sus bienes. Aquí, en determinados supuestos , se darán excepciones, por ejemplo, por razones de madurez del menor o porque la ley le permita actuar por si sólo.

03/05/2011

Deberes de los hijos sujetos a patria potestad

Filed under: fills menors,hijos,patria potestat — Assumpció Martinez Rogés @ 9:30 am
Tags: , ,

La otra vertiente de la patria potestad es la relativa a los hijos ya que la patria potestad tiene dos grupos de sujetos: los progenitores y los hijos.
Según el art. 155 del Código Civil los hijos deben obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad y respetarles siempre, así como contribuir equitativamente, según sus posibilidades, al levantamiento de las cargas de la familia mientras convivan con ella. Así, los deberes de los menores sujetos a patria potestad son:

1- Obedecer, pero teniendo presente el interés del menor y el respeto a su personalidad.
2- Respetar a sus padres siempre, incluso más allá del sometimiento o no a patria potestad, y
3- contribuir equitativamente al levantamiento de las cargas de la familia. Ello supone que los padres pueden destinar los frutos y rentas del menor que viva con ellos, en la parte que corresponda, al levantamiento de las cargas familiares.

Parecen pocos, pero realmente el contenido en si es extremadamente amplio.

07/02/2011

Sobre el Sindrome de Alienación Parental (SAP)…

Filed under: Uncategorized — Assumpció Martinez Rogés @ 9:03 am
Tags: , , , ,

El Síndrome de Alienación Parental (SAP) es un transtorno en el niño, habitualmente en contextos de divorcio, en el que el menor es inducido a desaprobar, descalificar y criticar a uno de sus progenitores, de forma injustificada y totalmente exagerada y alejada de la realidad. En esta situación, se produce un distanciamiento del menor hacia uno de los progenitores, normalmente hacia aquel con el que no convive de forma habitual. La teoría, desarrollada por el Dr. Richard A. Gardner, retrata la situación en la que uno de los progenitores influye en el menor para ponerle en contra del otro progenitor. Pueden ser actuaciones conscientes como inconscientes, normalmente del progenitor con el que el menor convive la mayor parte del tiempo, así como también del entorno familiar del mismo, que desacreditan al otro progenitor de forma que el menor llega a no querer ni ver ni tan sólo hablar con aquel progenitor “alienado”. Así el SAP surge principalmente de una combinación de influencia de los padres y la contribución activa de los propios niños a la campaña de desaprobación, siendo estos dos factores que se refuerzan mituamente.

Podríamos dividir el SAP en tres categorías –severa, moderada o leve- aunque se trata de una continuidad y no es facil reducir todas las situaciones dentro de estas categorías, pero la diferenciación es importante ya que la alineación del menor es progresiva, gradual. Y se agrava cuando el menor dispone de pocas ocasiones para compartir con el progenitor alienado ya que el tiempo está jugando a favor del progenitor alienante.

Los niños expuestos a SAP pueden desarrollar enfermedades mentales y consecuencias a largo plazo. Estudios sobre adultos que habian sido víctimas de SAP nos refieren que el Síndrome de Alineación Parental ha repercutido de forma importante en su capacidad de confiar en los demás, y de creer en cosas como la honestidad, afectando también a sus relaciones con el sexo opuesto. Los niños víctimas de SAP creen que no se puede confiar en el progenitor alienado. Cuando crecen y se reducen las relaciones con el progenitor alienador, descubren que muchas de las cosas que el alienador les había hecho creer sobre el alienado no son ciertas. Por tanto, ya no puede confiar en el progenitor alienador, pero, por la propia alineación, les cuesta mucho poder confiar en el progenitor alienado. El niño que ha sufrido SAP acaba manifestando importantes inadaptaciones a las relaciones interpersonales.

El SAP no es cuestión específica de género  y, aunque se cree que las mujeres son las principales responsables, los hombres también tienen su importante cuota de participación. Un hombre alienador responde a un perfil narcisista, arrogante y con poca empatía. La mujer alienadora suele tener personalidades límite, marcadas por la inseguridad, falta de recursos, un fuerte temor al abandono y un vacio constante. 

Activistas de los Derechos del Padre han estado presionando para que el Síndrome de Alineación Parental (Parental Alienation Disorder) sea añadido a la quinta edición del Manual de Diagnóstico y Estadístico de Transtornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría, algo así como la “biblia” de los diagnósticos.

17/01/2011

La función del Fiscal en los procedimientos de Derecho de Familia

Filed under: Uncategorized — Assumpció Martinez Rogés @ 9:25 am
Tags: , , ,

La Ley establece la intervención del Ministerio Fiscal en los procedimientos de familia en los que existan hijos menores o incapacitados. El Fiscal examinará el convenio que propongan las partes en lo que afecte a los hijos. Si entiende que el convenio los ampara suficientemente instará su aprobación, pero si no es así, deberá oponerse a su aprobación. Cuando el procedimiento no sea con el acuerdo de los progenitores, el Fiscal aparecerá como una “tercera parte” y actuando como tal, tendrá la función de contestar a la demanda , siempre únicamente en cuanto se refiera a los hijos. Por lo tanto, podríamos decir que el legislador tenía la idea de que el Fiscal actuara como defensor de los menores.

En este “papel”, lo deseable sería que la intervención del Fiscal fuera realmente activa en favor de los menores, como la figura que existe en los procedimientos norteamericanos, en los que aparece la figura del “Guardian”, un abogado que representa a los hijos. Si hay más de un hijo, pueden haber diversos “Guardian”. Articulará los intereses de los menores, les representará. Hablará con ellos, con los padres, con los profesores, médicos y otras personas de su entorno , de forma que con su visión, al margen de las visiones que puedan alegar los padres, se pueda tomar la mejor decisión sobre la guarda, salud y educación de los menores.

Pero el “papel” de nuestro Ministerio Fiscal en los procedimientos de familia se queda muy corto. Muchas veces se limita a emitir un escrito standard en el que lo que se dice y nada es lo mismo. Muchas veces el escrito está mecanografiado y el número de actuaciones va escrito a mano, lo que denota que ni tan sólo se ha hecho una impresión personalizada del escrito. Eso sí, en derecho común español, si el Fiscal no presta su conformidad, no podremos optar a una custodia compartida.

Quizás podríamos acercarnos un poco al sistema norteamericano…

26/04/2010

A vueltas con la patria potestad: fotos y redes sociales

Puede uno de los padres colgar fotos de los hijos menores en Internet (redes sociales) sin consentimiento del otro?
¿Sería necesario autorización de ambos progenitores para ello?
La respuesta no puede ser sino otra que negativa a la primera cuestión y afirmativa a la segunda.
 
Se precisa la autorización de ambos progenitores para que las fotografías de los hijos menores tengan acceso a la red, y ello es así porque esta cuestión se halla encuadrada completamente dentro de la esfera de la patria potestad, y mientras esta sea compartida (que es lo habitual), debe contarse con la aprobación y consentimiento de ambos para su publicación.
 
Por otra parte, el hecho de difundir unas fotografías a través de una red social podría entrar en la esfera de vulneración del  derecho a la intimidad del menor, portegido y preservado por el art. 18 de la Constitución, y por tanto, concebido como derecho fundamental , derecho de caracter personalísimo cuya titularidad la ostentan expresamente los menores de edad. En tal sentido lo dispone además la Ley de Protección Jurídica del menor cuando nos dice que “Los menores tienen derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen” , derecho que podríamos definir como los hechos relativos a la vida privada de una persona o familia que afecten a su reputación y buen nombre.
Este es un derecho de carácter disponible por lo que no existirá intromisión ilegítima por el consentimiento expreso de su titular, reconociendo como titulares del derecho a la intimidad a los menores de edad, quienes podrán prestarlo por sí mismos,  si sus condiciones de madurez lo permiten, de acuerdo con la legislación civil. En los restantes casos, el consentimiento habrá de otorgarse mediante escrito por su representante legal.
 
Por todo ello, no podemos más que entender que para publicar fotografías de menores resulta imprescindible contar con la autorización ambos progenitores y, si no se hubiera solicitado, deberá hacerse.  Si no se obtiene el consentimiento de AMBOS debe procederse a la retirada de las fotografías de la red y en su caso, si uno de ellos desea publicarlas, deberá plantear la cuestión ante el Juzgado en un procedimiento de discrepancia en el ejercicio de la patria potestad. Es decir, a falta de acuerdo debería obtenerse autorización judicial.
 
Entiendo que esta és una custión que no se suele tener presente y, sin darse cuenta, bien los propios padres, bien familiares o amigos, están colgando en la red a través de las páginas sociales tipo Facebook, fotografías de eventos en los que aparecen los menores. Por lo tanto, tanto unos como otros, deben ser especialmente cuidadosos con ello, cuando deciden compartir por ejemplo, las fotos de los eventos familiares.

05/04/2010

Cuando un colegio se ve involucrado en un divorcio…

 Pues si, los colegios y otros centros educativos se ven involucrados en los divorcios en tanto que deben modificar sus formas de hacer hasta hace poco “habituales” por formas más cercanas a la realidad y como no, a la legalidad. Ambos progenitores tiene el mismo derecho a ser informados de todo aquello que tiene que ver con sus hijos en el ámbito educativo, como en el sanitario. Son cuestiones ambas que conforman la patria potestad de forma que, el hecho habitual de informar a la familia de forma unitaria ahora debe modificarse en el sentido que, habiendo sido advertido el centro de que existe un divorcio o separación, o  lo que sea, es decir, que cuando los progenitores lo indiquen así, el colegio deberá ofrecer la información que se produzca a AMBOS PROGENITORES .

Del mismo modo, entiendo que para matricular a un menor en un centro, deberá solicitarse por el centro en cuestión la autorización de AMBOS PROGENITORES de forma expresa.

En todo caso aquí va una reseña de sentencia . http://bit.ly/afk9fL

31/03/2010

Y de nuevo vacaciones…

De  nuevo un periodo vacacional que en divorcios conflictivos no hace más que agravar las diferencias entre ambos progenitores.

¿Cómo contar la mitad de las vacaciones? ¿Cuando puedo recoger a los niños? ¿Cuando hay que devolverlos al domicilio habitual?¿Cuanto tiempo de preaviso en la elección de periodo vacacional?¿Puedo salir de viaje al extranjero con ellos si no tengo la custodia habitual? ¿A quien le toca el primer fin de semana tras las vacaciones?

Estas y otras parecidas son la preguntas que se plantean ambos progenitores cuando lleva un periodo de vacaciones. Existen respuestas generales para ello aunque cada sentencia, convenio o auto de medidas pueden determinar una forma de hacer. Si no lo establece con exactitud deberían ser capaces de pensar en justicia, de actuar en la forma en que los menores van a salir más beneficiados, dejando a un lado las diferencias personales entre ambos progenitores, los rencores, rabias y demás relacionados con la rotura como pareja en si misma, y cada uno pensando empáticamente en cual sería la forma en que desearía que “el otro” actuara para con nosotros.

Con menores por medio, debe primar su interés y por tanto, el máximo entendimiento entre ambos adultos. Que por ello somos los adultos!!

Felices vacaciones a todos, con o sin niños.

Lunes 5 abril, como ya es habitual, EL POST DE LA SEMANA.

29/03/2010

Menores, cinturon de seguridad y Ley de Protección del Menor.

Acercándose fechas en las que muchas familias realizarán desplazamientos en coche es interesante tener en cuenta que a los padres que no vigilen que sus hijos lleven el cinturón de seguridad o estén correctamente en los medios de retención infantil adecuados, se les aplicará la Ley de Protección del Menor. Esto es así porque, en las conclusiones alcanzadas en las Reuniones de Fiscales celebradas recientemente en Santiago de Compostela, se ha acordado, entre otras, que la Fiscalía actuará contra conductores en casos de accidentes con lesiones o fallecimiento de un menor por no llevar el cinturón de seguridad o el elemento de retención pertinente , ante la posibilidad de que se trate de un delito de homicidio o lesiones imprudente. Igualmente, cuando se trate de personas unidas al menor por vínculos parentales y tuitivos que generan obligaciones específicas de velar por el menor, los incumplimientos detectados por el fiscal de seguridad vial serán remitidos Fiscalía de Sala Coordinadora de Menores a efectos de la aplicación de la Ley Orgánica de protección jurídica del menor.

Derechos de los menores en un divorcio

 

 El divorcio puede ser especialmente difícil para los niños si los padres no toman las medidas adecuadas hacia ellos durante todo el proceso. Siendo tiempos difíciles para el conjunto familiar, no debe olvidarse que los niños tienen unos derechos que deberían ser preservados por los padres, quienes muchas veces, encerrados en su conflicto, pasan por alto.

Mantener a los niños fuera del conflicto.

Los niños deben quedar al margen del conflicto entre sus padres. No deben ser forzados a tomar parte ni en el conflicto ni en la toma de decisiones. No corresponde a los niños decidir sobre como debe resolverse la custodia ni como debe llevarse a cabo un régimen de visitas. Los padres no deben pasar a los niños esta responsabilidad de decidir. Los niños no son una tercera parte imparcial que debe solucionar lo que los adultos no son capaces. No debe forzarse a los niños a tomar parte, a escoger entre un progenitor y el otro. Ello lleva a un conflicto de lealtades que lo único que hará será perjudicar al menor. Debe evitarse el desacreditar al otro progenitor ante los menores y incluso estar atentos a no realizar comentarios respecto al otro progenitor o a su familia si los menores pueden llegar a oírlos, aunque no sean dirigidos a ellos. No debe utilizarse a los niños como mensajeros entre los progenitores.

No interferencia. Los niños tienen derecho a ser educados, guiados, supervisados y cuidados por cada uno de sus progenitores sin la interferencia del otro, y a pasar tiempo con cada uno de ellos, sin que este tiempo se pueda ver afectado por el hecho de que se reciba o no soporte económico para el menor. No debe interrogarse a los niños acerca de lo que hacen o dejan de hacer cuando se encuentran con el otro progenitor.

Derecho a su espacio propio.Los niños tienen derecho a tener una zona personal para dormir y espacio propio para sus cosas en casa de cada uno de sus progenitores.  También tienen derecho a estar seguros físicamente cuando están bajo la guarda de cada uno de los progenitores y ser adecuadamente vigilados, de forma que, si no están con el progenitor directamente, estén bajo una supervisión adecuada y responsable.

 Los niños tienen derecho a desarrollar y mantener las relaciones con otros adultos significativos (abuelos, p.e.) sin que ello represente una interferencia o sustitución de las relaciones primarias de los menores con sus padres. También tienen derecho a que sus progenitores estén ambos debidamente informados sobre las cuestiones de salud, educativas y legales que les afecten.

 Finalmente tienen derecho a participar en actividades propias de su edad, relacionándose con otros niños, siempre que dichas actividades no afecten significativamente a su relación con cada uno de los progenitores.

 La ruptura de la relación de pareja debe limitarse a eso, a la relación de pareja, dejando a los menores al margen, lejos de las disputas y evitando hacerles tomar parte en la situación y en las decisiones aunque les afecten.  Sólo así evitaremos que la ya difícil situación de la crisis de pareja se convierta en una grave ruptura familiar que afecte de forma innecesaria a los menores.

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.