El Blog del Derecho de Familia

21/06/2010

El problema de las comunicaciones de los menores con el progenitor no presente

Tenemos sentencias que ya recogen de forma expresa que deberá promoverse por el progenitor custodio, la comunicación con el otro progenitor. No suelen decir mucho más. Que deberá facilitar la comunicación telefónica de los hijos con el otro progenitor. Y, a pesar de que ello sea algo que se nos aparece como normal, o sensato, o correcto, es otra fuente de conflictos. Porque, como en todo, siempre existen casos en que el progenitor que tiene consigo a los menores (ya sea por custodia habitual, como en régimen vacacional o de fin de semana) IMPIDE SISTEMATICAMENTE que los menores se comuniquen con el otro progenitor.

En uno de  mis primeros expedientes de familia, la madre (progenitor custodio), durante mes y medio en verano, no podia comunicarse con sus hijos, ni tan solo sabía donde estaban. Cada vez que estaban con el padre, perdia toda comunicación y, coincidiendo algún cumpleaños en las vacaciones de verano, ni siquiera podía felicitar a sus hijos. Cuando los niños fueron algo mayores, les compró una tarjeta para que pudieran llamar desde una cabina, tarjeta que nunca pudieron utilizar. No llegaron los móviles a tiempo para estos niños, pero seguro que habrían sido inútiles.

Otros supuestos son aquellos en que el progenitor custodio bloquea constantemente el contacto telefónico del otro progenitor con los hijos, bien no contestando al teléfono al reconocer el número, bien diciendo que ya duermen, etc.. las excusas son variopintas.

El progenitor no presente tiene derecho a comunicarse con sus hijos de forma fluida via telefónica y hoy por hoy, entiendo que la via telemática (correo electrónico, red social, webcam…) puedan entrar dentro del mismo saco ya que son medios de comunicación, en definitiva. Pero no debemos olvidar que la comunicación es un derecho bidireccional aqui, es decir, que los menores tienen derecho a comunicarse con ambos progenitores.

Impedir estas comunicaciones conculca los derechos del otro progenitor, de forma que estaríamos ante supuestos de impedir el ejercicio de la patria potestad y, como siempre, si no hay forma de hallar un acuerdo (quizás aquí sería muy pràctica una mediación) podremos acudir a la via judicial de la acción de patria potestad. La problemática está en la prueba de los hechos. Porque es una “probatio diabólica”, probar algo que no existe: las comunicaciones, ya que, si no nos cogen el teléfono, no podemos probar que ha existido la llamada ( salvo mejor criterio ya que no soy técnica en telecomunicaciones) y que no ha sido atendida. Quizás un volcado de numero llamado desde un móvil podria ser un sistema, pero tampoco lo veo demasiado claro. Y la otra parte puede simplemente decir que “no llama nunca” y ya está. ¿A quien creemos? O mejor, ¿a quien va  a creer el juez sin prueba alguna?.

Un consejo para aquellos que empiezan ahora su camino de separaciones, divorcios y custodias: provocar que en la sentencia que se dicte se establezca de forma expresa el tema de las comunicaciones con el progenitor no presente. Evitaremos de entrada, una divergencia, y con ello, un punto de fricción.

En todo caso, creo que siempre, en un asunto de familia, antes de tomar una decisión, sería conveniente ponernos en la piel del otro progenitor y pensar cómo nos gustaría que el otro actuase hacia nosotros si se cambiaran los papeles. Este pequeño gesto de reflexión ayudaría a resolver muchas fricciones inútiles y sin sentido.

14/06/2010

¿Que sorpresas nos depara el Proyecto de Codigo Catalán en relación a la vivienda familiar?

Filed under: derecho familia,dret familia — Assumpció Martinez Rogés @ 8:16 am
Tags: , ,

Un nuevo capítulo sobre el Proyecto del Codigo Catalán. ¿Que sorpresas nos depara ?

Pocas, porque la atribución será preferente al conyuge que quede con la guarda “mientras dure aquella”, pero nos empieza a detallar que se entiende como más necesitado y deja la puerta entreabierta a esta opción al juzgador. Y es que si el que queda con la guarda tiene medios suficientes para cubrir su necesidad de vivienda y la de los hijos, el uso podrá ser atribuido al otro, siempre de forma temporal, susceptible de prórroga que se solicitará via modificación de medidas.

Se establece la posibilidad de sustitución de la vivienda familiar por otra residencia si aquella otra es idónea para satisfacer las necesidades de vivienda del conyuge y los hijos.

La atribución de uso de vivienda de la que el no beneficiario sea propietario total o en parte se valorará como contribución en especie ponderandose para fijar los alimentos o compensatoria.

También se acoge el criterio de algunas sentencia por las que, cuando el uso de la vivienda la tiene la pareja por tolerancia de un tercero, la atribución de uso que se haga acabará cuando el tercero interese la restitución. En este caso, la sentencia podrá ordenar ya la adecuación de las prestaciones alimentarias o compensatorias pertinentes para el caso en que ello se produzca.

Otra cuestión que ya clarifica la Ley es que los gastos ordinarios de conservación, mantenimiento y reparación, incluida la comunidad, suministros, así como tributos y tasas anuales serán por cuenta del conyuge beneficiario del uso. Ese pronunciamiento de la Ley deja ya claro un punto que suele dar controversias entre los conyuges. Las obligaciones contraídas por la adquisición o mejora de la vivienda se soportarán según el título constitutivo, es decir, la hipoteca por la compra, o prestamos por obras se satisfarán en la proporción que se estableció al suscribirlos.

Y otro punto que deja muy claro la ley, es, en relación a la extinción de la atribución, que se dará, entre otras, por matrimonio o convivencia marital del conyuge beneficiario. Y esta extinción se dará ex lege, por lo tanto, entiendo que vendrá a solucionar muchos problemas que se vienen dando en la actualidad con las familias reconstituidas o nuevas parejas que entran a residir en el domicilio que los exconyuges mantienen en copropiedad.

Finalmente, establece que el conyuge propietario o titular de derechos reales sobre la vivienda puede disponer de ésta sin el consentimiento del conyuge con atribución de uso y sin autorización judicial, sin perjuicio del derecho de uso. Esto es, que el que no tiene el uso podrá ceder su propiedad a otro, por ejemplo, siempre que dicha cesión no perjudique el derecho de uso atribuido.

07/06/2010

La prestación compensatoria en el Derecho Catalán

Filed under: derecho familia,dret familia — Assumpció Martinez Rogés @ 8:25 am
Tags: , ,

Como ya tenemos la última versión del texto que se llevará al Parlament para su aprobación, voy a referir aquí como quedaría regulada la Prestación compensatoria.

Se deberá solicitar en el primer proceso matrimonial y corresponderá a aquel de los conyuges que vea empeorada su situación económica como consecuencia de la ruptura de la convivencia. Esta prestación no excederá del nivel que tenía durante el matrimonio, ni del que pueda mantener el pagador, teniendo en cuenta en todo caso los alimentos que éste deba a los hijos ya que estos son prioritarios. La prestación se determinará según la posición económica teniendo en cuanta las posibles compensaciones económicas por razón del trabajo o las previsibles atribuciones por la liquidación del régimen econón¡mico. Asimismo se valorarán las tareas familiares desarrolladas durante la convivencia y que hayan aminorado la capacidad de uno de obtener ingresos, las prespectivas económicas del solicitante atendida su edad, estado de salud y la guarda de los hijos que se establezca, la duración de la convivencia y los nuevos gastos familiares que tenga el deudor.

El pago se puede establecer en forma de capital (bienes o dinero) o de pensión (dinero en mensualidades adelantadas y por periodo limitado).

Unicamente es modificable su importe a la baja, por mejora de la situación económica del perceptor o por empeoramiento de la del pagador, pudiendo llegar a la extinción. Asimismo se puede extinguir por matrimonio o convivencia marital del perceptor o por su muerte. En cambio, si fallece el pagador, puede seguirse contra la herencia de éste.

Como en otros aspectos de esta nueva regulación, en cuanto a la prestación compensatoria, vemos que se va a observar con mayor detenimiento como se ha desarrollado la convivencia, dejando de ser una aplicación automatica. Se acerca algo más a la realidad, ya que la razón de ser anterior se debía a la situación social de la esposa que dejaba cualquier trabajo externo al casarse y se dedicaba unica y exclusivamente a la familia. La realidad es otra, y creo que la regulación de la compensatoria es ahora más justa ya que en su determinación o no se van a observar diversos parámetros, y sobre todo, y lo entiendo como muy justo, que quien la perciba no quede en una situación económica mejor de la que quede quien se encuentre obligado a satisfacerla. Es decir, que no haya un enriquecimiento injusto.

17/05/2010

Las celebraciones familiares

Mayo y Junio son meses típicos en que se concentran numerosas celebraciones familiares, sobre todo relacionadas con la confesión católica: Bautizos, comuniones y bodas.  ¿Y si el menor no está commigo el dia de la celebración de mi familiar? Muchos convenios y sentencias ya hacen una pequeña previsión al respecto, que no es más que la aplicación del sentido común y del beneficio del menor. Impedir al menor participar en este tipo de celebraciones familiares por el hecho de que “no le toca el fin de semana” es perjudicar sus relaciones familiares, de forma que creo que no es legítimo impedirlo si ha mediado un preaviso suficiente . Aquel que tenga la celebración familiar debería comunicarlo al otro progenitor tan pronto como tenga conocimiento del acontecimiento para que aquel, con tiempo, pueda organizarse, cediendo unas horas de su estancia con el menor o bien procediéndose a un cambio de fin de semana o compensándose dicha “cesión” en otra ocasión similar.

Evidentemente, la buena voluntad de ambos progenitores, como siempre, permitirá que todo se desarrolle en un clima de normalidad que beneficiará al menor, pero ya sabemos que en ocasiones, no sucede así y que no es posible el entendimiento. Aunque parezca excesivo, siempre tenemos la opción de pedir el auxilio judicial, aunque la dilatación de los procesos judiciales puede que la resolución sea inefectiva.

En estos casos de divergencias , cada uno de los progenitores debería ponerse en la piel del otro y ver cual sería la respuesta que desearía obtener en un caso similar. ¿Y si la celebración fuera de mi familia y no me correspondiera estar con los niños… me gustaría que pudieran venir conmigo? Muchas veces este simple ejercicio de reflexión puede ayudarnos a desatascar conflictos.

Otra cuestión es la de las celebraciones religiosas que atañen al menor. Es una decisión conjunta de patria potestad, como ya referí en otro post, de forma que se impone la intervención y decisión de ambos en las celebraciones religiosas, tanto en lo relativo a la realización del acto religioso en sí mismo, como en el modo de llevarlo a cabo, sin que al respecto tenga prioridad el progenitor a quien corresponda el día en que vaya a tener lugar el referido acto.

19/04/2010

Buenas prácticas para todos los operadores jurídicos en los procesos de familia

Filed under: derecho familia,divorcio,Uncategorized — Assumpció Martinez Rogés @ 8:12 am
Tags: , ,

En el IV Encuentro de Magistrados y Abogados de Familia y VI Jornadas de Magistrados de Familia, Fiscales y Secretarios Judiciales celebradas en Valencia el pasado mes de octubre  se adoptaron una serie de medidas, conclusiones y orientaciones para aproximar las formas de hacer y de resolver de los distintos Juzgados de Familia.

Entre otras cuestiones, se elaboró una Guía de Buenas Prácticas para los Jueces y Abogados que intervienen en los procesos de familia.

  1.  Especialización de los operadores jurídicos. Las características especiales o distintivas de los procesos de familia exigen una formación especializada, un plus sobre la que ya se posee para intervenir en los demás conflictos con proyección judicial. Además de los conocimientos jurídicos que exige la materia, los profesionales intervinientes deben poseer otros de naturaleza no jurídica como pueden ser los que versen sobre dinámica de conflictos, mediación familiar, psicología y violencia de género. 
  2. Compromiso para favorecer los procesos de mutuo acuerdo o los acuerdos parciales sobre determinadas medidas. Los procesos de mutuo acuerdo son los que inicialmente ofrecen una solución de más calidad. En los casos en que no es posible un mutuo acuerdo se deberán favorecer los acuerdos parciales con el fin de acotar lo más posible as cuestiones sobre las que deberá recaer la decisión judicial.
  3. Compromiso para que el proceso no incremente, o lo haga lo menos posible, el nivel de conflicto y el estrés de las partes y de las demás personas involucradas.
  4. Accesibilidad de ciudadanos y profesionales a los Jueces.
  5. Normas de reparto que unifiquen ante un mismo Juzgado todas las cuestiones relativas a un mismo núcleo familiar.
  6. Gestión de señalamientos ágil, que evite esperas y unificando en lo posible en un mismo acto todas las gestiones posibles.
  7. Que el contenido de escritos y resoluciones tiendan a la “normalización”, redactándose sobre todo las sentencias, en términos comprensibles para las propias partes.
  8. Por la Asociación Española de Abogados de Familia se formulan una serie de sugerencias de “buenas prácticas” para otros operadores jurídicos: Fiscales, Secretarios Judiciales y Equipos Técnicos.

05/04/2010

Cuando un colegio se ve involucrado en un divorcio…

 Pues si, los colegios y otros centros educativos se ven involucrados en los divorcios en tanto que deben modificar sus formas de hacer hasta hace poco “habituales” por formas más cercanas a la realidad y como no, a la legalidad. Ambos progenitores tiene el mismo derecho a ser informados de todo aquello que tiene que ver con sus hijos en el ámbito educativo, como en el sanitario. Son cuestiones ambas que conforman la patria potestad de forma que, el hecho habitual de informar a la familia de forma unitaria ahora debe modificarse en el sentido que, habiendo sido advertido el centro de que existe un divorcio o separación, o  lo que sea, es decir, que cuando los progenitores lo indiquen así, el colegio deberá ofrecer la información que se produzca a AMBOS PROGENITORES .

Del mismo modo, entiendo que para matricular a un menor en un centro, deberá solicitarse por el centro en cuestión la autorización de AMBOS PROGENITORES de forma expresa.

En todo caso aquí va una reseña de sentencia . http://bit.ly/afk9fL

31/03/2010

Y de nuevo vacaciones…

De  nuevo un periodo vacacional que en divorcios conflictivos no hace más que agravar las diferencias entre ambos progenitores.

¿Cómo contar la mitad de las vacaciones? ¿Cuando puedo recoger a los niños? ¿Cuando hay que devolverlos al domicilio habitual?¿Cuanto tiempo de preaviso en la elección de periodo vacacional?¿Puedo salir de viaje al extranjero con ellos si no tengo la custodia habitual? ¿A quien le toca el primer fin de semana tras las vacaciones?

Estas y otras parecidas son la preguntas que se plantean ambos progenitores cuando lleva un periodo de vacaciones. Existen respuestas generales para ello aunque cada sentencia, convenio o auto de medidas pueden determinar una forma de hacer. Si no lo establece con exactitud deberían ser capaces de pensar en justicia, de actuar en la forma en que los menores van a salir más beneficiados, dejando a un lado las diferencias personales entre ambos progenitores, los rencores, rabias y demás relacionados con la rotura como pareja en si misma, y cada uno pensando empáticamente en cual sería la forma en que desearía que “el otro” actuara para con nosotros.

Con menores por medio, debe primar su interés y por tanto, el máximo entendimiento entre ambos adultos. Que por ello somos los adultos!!

Felices vacaciones a todos, con o sin niños.

Lunes 5 abril, como ya es habitual, EL POST DE LA SEMANA.

29/03/2010

Derechos de los menores en un divorcio

 

 El divorcio puede ser especialmente difícil para los niños si los padres no toman las medidas adecuadas hacia ellos durante todo el proceso. Siendo tiempos difíciles para el conjunto familiar, no debe olvidarse que los niños tienen unos derechos que deberían ser preservados por los padres, quienes muchas veces, encerrados en su conflicto, pasan por alto.

Mantener a los niños fuera del conflicto.

Los niños deben quedar al margen del conflicto entre sus padres. No deben ser forzados a tomar parte ni en el conflicto ni en la toma de decisiones. No corresponde a los niños decidir sobre como debe resolverse la custodia ni como debe llevarse a cabo un régimen de visitas. Los padres no deben pasar a los niños esta responsabilidad de decidir. Los niños no son una tercera parte imparcial que debe solucionar lo que los adultos no son capaces. No debe forzarse a los niños a tomar parte, a escoger entre un progenitor y el otro. Ello lleva a un conflicto de lealtades que lo único que hará será perjudicar al menor. Debe evitarse el desacreditar al otro progenitor ante los menores y incluso estar atentos a no realizar comentarios respecto al otro progenitor o a su familia si los menores pueden llegar a oírlos, aunque no sean dirigidos a ellos. No debe utilizarse a los niños como mensajeros entre los progenitores.

No interferencia. Los niños tienen derecho a ser educados, guiados, supervisados y cuidados por cada uno de sus progenitores sin la interferencia del otro, y a pasar tiempo con cada uno de ellos, sin que este tiempo se pueda ver afectado por el hecho de que se reciba o no soporte económico para el menor. No debe interrogarse a los niños acerca de lo que hacen o dejan de hacer cuando se encuentran con el otro progenitor.

Derecho a su espacio propio.Los niños tienen derecho a tener una zona personal para dormir y espacio propio para sus cosas en casa de cada uno de sus progenitores.  También tienen derecho a estar seguros físicamente cuando están bajo la guarda de cada uno de los progenitores y ser adecuadamente vigilados, de forma que, si no están con el progenitor directamente, estén bajo una supervisión adecuada y responsable.

 Los niños tienen derecho a desarrollar y mantener las relaciones con otros adultos significativos (abuelos, p.e.) sin que ello represente una interferencia o sustitución de las relaciones primarias de los menores con sus padres. También tienen derecho a que sus progenitores estén ambos debidamente informados sobre las cuestiones de salud, educativas y legales que les afecten.

 Finalmente tienen derecho a participar en actividades propias de su edad, relacionándose con otros niños, siempre que dichas actividades no afecten significativamente a su relación con cada uno de los progenitores.

 La ruptura de la relación de pareja debe limitarse a eso, a la relación de pareja, dejando a los menores al margen, lejos de las disputas y evitando hacerles tomar parte en la situación y en las decisiones aunque les afecten.  Sólo así evitaremos que la ya difícil situación de la crisis de pareja se convierta en una grave ruptura familiar que afecte de forma innecesaria a los menores.

15/03/2010

¿Como es un divorcio de mutuo acuerdo?

Como cada lunes, una nueva entrada.

 ¿Que es un divorcio de mutuo acuerdo? ¿Cómo es un divorcio de mutuo acuerdo?

El divorcio de mutuo acuerdo es aquel en que las dos partes estan de acuerdo en divorciarse y son capaces de llegar a un consenso en cuanto a los efectos que su divorcio va a tener en el futuro, sus relaciones con los hijos comunes y el destino que van a tener sus bienes. No existen limitaciones legales más que la existencia de un equilibrio de derechos y deberes entre ambas partes, y, sobre todo, preservación y protección de los derechos de los menores.

Un divorcio de mutuo acuerdo se lleva a cabo en tres pasos que son:

 1-     Negociación de las medidas que van a regir la nueva situación.

2-     Plasmación de las medidas acordadas en un documento escrito que se denomina Convenio, y que se firma por ambas partes.

3-     Ratificación Judicial. El Convenio firmado se presenta ante el Juzgado para que le otorgue la fuerza de una sentencia.

 En el Convenio se establece básicamente el reparto del tiempo que cada uno de los progenitores va a pasar con los hijos, la contribución que corresponda de cada uno de ellos al sostenimiento de los hijos (pensión) y  el destino que se va a dar a las propiedades comunes ,como por ejemplo uso del domicilio.

Esta negociación se puede llevar a cabo con la intervención de un solo abogado, o bien pueden intervenir un abogado por cada parte. Efectivamente, si interviene un solo abogado, los costes son menores para cada parte. Si intervienen dos abogados, uno planteará la propuesta al otro, que la aceptará o introducirá las modificaciones que sean necesarias hasta que se llegue al acuerdo final, que será el que sea firmado y llevado al Juzgado junto con un breve escrito de demanda, que va firmado por Abogado y Procurador, solicitando al Juzgado que apruebe el Divorcio que se regirá por los pactos del Convenio presentado, el Juzgado citará a los conyuges para que se ratifiquen en el Convenio, y reconozcan su firma en el mismo. No suele haber mayor problema, y en pocos días tenemos una sentencia que nos declara el divorcio con los pactos del Convenio.

Cuando la convivencia ya no es posible, es la via menos dolorosa para todos los integrantes de la unidad familiar ya que todos reciben y ceden en proporción, no hay vencedores ni vencidos y sobre todo, se preservan las relaciones entre los miembros de la pareja, lo que beneficia notablemente a los menores y su adaptación a la nueva realidad familiar.

08/03/2010

Custodia para el padre:tiene mayor disponibilidad horaria.

Haré reseña de una sentencia recaída en un expediente de este despacho en julio de 2009.

En Auto de Medidas Provisionales se otorgó la guarda y custodia de dos menores de 4 años a la madre, así como el uso de la vivienda conyugal, pero otorgando al padre un régimen de visitas tan amplio que casi equivalía a una compartida, puesto que las menores pernoctaban con el padre dos días a la semana, y en fines de semana alternos, desde el viernes a la salida del colegio hasta el lunes en que las llevaba de nuevo al colegio, y en correspondencia, una pensión por alimentos a favor de las menores a satisfacer por el padre.
 Las medidas provisionales se acuerdan por Auto en diciembre de 2008 y son vigentes hasta julio de 2009, fecha en que se dicta la sentencia en el procedimiento principal.

En el procedimiento principal se otorga la guarda y custodia de las menores al padre, con el uso de la vivienda, debiendo la madre una pensión de alimentos a favor de las menores de 200 euros en total y con un régimen de vistas de fines de semana alternos desde viernes a las 17.30 hasta domingo a las 20.30, mitad de vacaciones escolares y atendido la edad de las menores, en las semanas que no le corresponda el régimen de fines de semana, podrá tener consigo a sus hijas todos los lunes, miércoles y viernes, desde las 17.30h hasta las 20.00 hora.

Basa la sentencia dicho fallo en que se ha acreditado que “el padre tiene mayor disponibilidad horaria y ha venido prestando mayor atención y cuidado de las menores desde su nacimiento”. “El horario laboral del padre le permite llevarlas y recogerlas del colegio, las menores ven a la figura patera la persona que desde que las mismas tienen uso de razón las ha recogido, llevado al parque, en síntesis , las ha atendido” “Igualmente debe adoptarse tal medida por la edad de las menores 4 años que hacen que para evitar una alteración en sus hábitos y rutinas que gozaban con anterioridad a la crisis matrimonial de sus progenitores, hacen necesario continuar con las mismas pautas de comportamientos que eran llevados a cabo por el padre durante la convivencia conyugal y si en que momento eran adecuados también lo son en la actualidad “.

Sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Sabadell (Barcelona).

« Página anteriorPágina siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.