El Blog del Derecho de Familia

16/11/2015

Privación de la Patria Potestad

20120420-203031.jpg

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo ha venido a establecer que un grave y reiterado incumplimiento del deber de satisfacer la pensión de alimentos y del régimen de visitas del progenitor que lo tiene así establecido, puede ser justificación suficiente para que dicho progenitor pierda la patria potestad, y ello en atención precisamente, del interés superior que es el beneficio del menor.

Así, el progenitor que se desentiende del menor, aquel que deja de atender, ya no sólo la participación económica en los gastos del menor, sino que tampoco cumple con las relaciones personales con el mismo, está afectando de manera seria los intereses del menor de forma que puede verse privado de ese derecho a tomar las decisiones que afecten a dicho menor.

No todo incumplimiento es merecedor de tal sanción extrema. Como bien dice la sentencia referida, existen sentencias del mismo tribunal que podrian parecer contradictorias a la que nos ocupa, pero no es tal la situación, puesto que si el no custodio desconoce el paradero de sus hijos por ocultarlos el custodio, o no ser un incumplimiento reiterado, no se daria esta privación.

La Sentencia, de la Sala Civil del TS, es de 9 de noviembre de 2015

 

 

 

Anuncios

09/05/2011

Deberes y facultades de los padres en la patria potestad


Siguiendo con los apuntes relativos a la patria potestad, vamos a enumerar los derechos y facultades que tiene los progenitores sobre los hijos. Veremos que algunos de ellos sobre todo deberes, persisten sobre el progenitor que ha sido privado de la patria potestad y ello porque se entienden que son deberes inherentes a la filiación en si misma.
Así pues, la vertiente de deberes y facultades de la patria potestad desde la posición de progenitor son:

1- Velar por los hijos. Este deber incumbe a todo progenitor, custodio, no custodio e incluso a los que han sido privados o excluidos de la patria potestad.
2- Tenerlos en su compañía. En caso de separación , divorcio, cuando se atribuye la guarda a uno, el otro progenitor tiene derecho a relacionarse con el menor mediante un régimen de relaciones personales acordado al efecto.
3-Alimentarlos. Incluso los progenitores privados o excluidos de la patria potestad tienen este deber.
4- Educarlos y procurarles una formación integral para el pleno desarrollo de la personalidad del menor.
5- Representarlos y administrar sus bienes. Aquí, en determinados supuestos , se darán excepciones, por ejemplo, por razones de madurez del menor o porque la ley le permita actuar por si sólo.

17/05/2010

Las celebraciones familiares

Mayo y Junio son meses típicos en que se concentran numerosas celebraciones familiares, sobre todo relacionadas con la confesión católica: Bautizos, comuniones y bodas.  ¿Y si el menor no está commigo el dia de la celebración de mi familiar? Muchos convenios y sentencias ya hacen una pequeña previsión al respecto, que no es más que la aplicación del sentido común y del beneficio del menor. Impedir al menor participar en este tipo de celebraciones familiares por el hecho de que “no le toca el fin de semana” es perjudicar sus relaciones familiares, de forma que creo que no es legítimo impedirlo si ha mediado un preaviso suficiente . Aquel que tenga la celebración familiar debería comunicarlo al otro progenitor tan pronto como tenga conocimiento del acontecimiento para que aquel, con tiempo, pueda organizarse, cediendo unas horas de su estancia con el menor o bien procediéndose a un cambio de fin de semana o compensándose dicha “cesión” en otra ocasión similar.

Evidentemente, la buena voluntad de ambos progenitores, como siempre, permitirá que todo se desarrolle en un clima de normalidad que beneficiará al menor, pero ya sabemos que en ocasiones, no sucede así y que no es posible el entendimiento. Aunque parezca excesivo, siempre tenemos la opción de pedir el auxilio judicial, aunque la dilatación de los procesos judiciales puede que la resolución sea inefectiva.

En estos casos de divergencias , cada uno de los progenitores debería ponerse en la piel del otro y ver cual sería la respuesta que desearía obtener en un caso similar. ¿Y si la celebración fuera de mi familia y no me correspondiera estar con los niños… me gustaría que pudieran venir conmigo? Muchas veces este simple ejercicio de reflexión puede ayudarnos a desatascar conflictos.

Otra cuestión es la de las celebraciones religiosas que atañen al menor. Es una decisión conjunta de patria potestad, como ya referí en otro post, de forma que se impone la intervención y decisión de ambos en las celebraciones religiosas, tanto en lo relativo a la realización del acto religioso en sí mismo, como en el modo de llevarlo a cabo, sin que al respecto tenga prioridad el progenitor a quien corresponda el día en que vaya a tener lugar el referido acto.

26/04/2010

A vueltas con la patria potestad: fotos y redes sociales

Puede uno de los padres colgar fotos de los hijos menores en Internet (redes sociales) sin consentimiento del otro?
¿Sería necesario autorización de ambos progenitores para ello?
La respuesta no puede ser sino otra que negativa a la primera cuestión y afirmativa a la segunda.
 
Se precisa la autorización de ambos progenitores para que las fotografías de los hijos menores tengan acceso a la red, y ello es así porque esta cuestión se halla encuadrada completamente dentro de la esfera de la patria potestad, y mientras esta sea compartida (que es lo habitual), debe contarse con la aprobación y consentimiento de ambos para su publicación.
 
Por otra parte, el hecho de difundir unas fotografías a través de una red social podría entrar en la esfera de vulneración del  derecho a la intimidad del menor, portegido y preservado por el art. 18 de la Constitución, y por tanto, concebido como derecho fundamental , derecho de caracter personalísimo cuya titularidad la ostentan expresamente los menores de edad. En tal sentido lo dispone además la Ley de Protección Jurídica del menor cuando nos dice que “Los menores tienen derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen” , derecho que podríamos definir como los hechos relativos a la vida privada de una persona o familia que afecten a su reputación y buen nombre.
Este es un derecho de carácter disponible por lo que no existirá intromisión ilegítima por el consentimiento expreso de su titular, reconociendo como titulares del derecho a la intimidad a los menores de edad, quienes podrán prestarlo por sí mismos,  si sus condiciones de madurez lo permiten, de acuerdo con la legislación civil. En los restantes casos, el consentimiento habrá de otorgarse mediante escrito por su representante legal.
 
Por todo ello, no podemos más que entender que para publicar fotografías de menores resulta imprescindible contar con la autorización ambos progenitores y, si no se hubiera solicitado, deberá hacerse.  Si no se obtiene el consentimiento de AMBOS debe procederse a la retirada de las fotografías de la red y en su caso, si uno de ellos desea publicarlas, deberá plantear la cuestión ante el Juzgado en un procedimiento de discrepancia en el ejercicio de la patria potestad. Es decir, a falta de acuerdo debería obtenerse autorización judicial.
 
Entiendo que esta és una custión que no se suele tener presente y, sin darse cuenta, bien los propios padres, bien familiares o amigos, están colgando en la red a través de las páginas sociales tipo Facebook, fotografías de eventos en los que aparecen los menores. Por lo tanto, tanto unos como otros, deben ser especialmente cuidadosos con ello, cuando deciden compartir por ejemplo, las fotos de los eventos familiares.

05/04/2010

Cuando un colegio se ve involucrado en un divorcio…

 Pues si, los colegios y otros centros educativos se ven involucrados en los divorcios en tanto que deben modificar sus formas de hacer hasta hace poco “habituales” por formas más cercanas a la realidad y como no, a la legalidad. Ambos progenitores tiene el mismo derecho a ser informados de todo aquello que tiene que ver con sus hijos en el ámbito educativo, como en el sanitario. Son cuestiones ambas que conforman la patria potestad de forma que, el hecho habitual de informar a la familia de forma unitaria ahora debe modificarse en el sentido que, habiendo sido advertido el centro de que existe un divorcio o separación, o  lo que sea, es decir, que cuando los progenitores lo indiquen así, el colegio deberá ofrecer la información que se produzca a AMBOS PROGENITORES .

Del mismo modo, entiendo que para matricular a un menor en un centro, deberá solicitarse por el centro en cuestión la autorización de AMBOS PROGENITORES de forma expresa.

En todo caso aquí va una reseña de sentencia . http://bit.ly/afk9fL

29/03/2010

Menores, cinturon de seguridad y Ley de Protección del Menor.

Acercándose fechas en las que muchas familias realizarán desplazamientos en coche es interesante tener en cuenta que a los padres que no vigilen que sus hijos lleven el cinturón de seguridad o estén correctamente en los medios de retención infantil adecuados, se les aplicará la Ley de Protección del Menor. Esto es así porque, en las conclusiones alcanzadas en las Reuniones de Fiscales celebradas recientemente en Santiago de Compostela, se ha acordado, entre otras, que la Fiscalía actuará contra conductores en casos de accidentes con lesiones o fallecimiento de un menor por no llevar el cinturón de seguridad o el elemento de retención pertinente , ante la posibilidad de que se trate de un delito de homicidio o lesiones imprudente. Igualmente, cuando se trate de personas unidas al menor por vínculos parentales y tuitivos que generan obligaciones específicas de velar por el menor, los incumplimientos detectados por el fiscal de seguridad vial serán remitidos Fiscalía de Sala Coordinadora de Menores a efectos de la aplicación de la Ley Orgánica de protección jurídica del menor.

Derechos de los menores en un divorcio

 

 El divorcio puede ser especialmente difícil para los niños si los padres no toman las medidas adecuadas hacia ellos durante todo el proceso. Siendo tiempos difíciles para el conjunto familiar, no debe olvidarse que los niños tienen unos derechos que deberían ser preservados por los padres, quienes muchas veces, encerrados en su conflicto, pasan por alto.

Mantener a los niños fuera del conflicto.

Los niños deben quedar al margen del conflicto entre sus padres. No deben ser forzados a tomar parte ni en el conflicto ni en la toma de decisiones. No corresponde a los niños decidir sobre como debe resolverse la custodia ni como debe llevarse a cabo un régimen de visitas. Los padres no deben pasar a los niños esta responsabilidad de decidir. Los niños no son una tercera parte imparcial que debe solucionar lo que los adultos no son capaces. No debe forzarse a los niños a tomar parte, a escoger entre un progenitor y el otro. Ello lleva a un conflicto de lealtades que lo único que hará será perjudicar al menor. Debe evitarse el desacreditar al otro progenitor ante los menores y incluso estar atentos a no realizar comentarios respecto al otro progenitor o a su familia si los menores pueden llegar a oírlos, aunque no sean dirigidos a ellos. No debe utilizarse a los niños como mensajeros entre los progenitores.

No interferencia. Los niños tienen derecho a ser educados, guiados, supervisados y cuidados por cada uno de sus progenitores sin la interferencia del otro, y a pasar tiempo con cada uno de ellos, sin que este tiempo se pueda ver afectado por el hecho de que se reciba o no soporte económico para el menor. No debe interrogarse a los niños acerca de lo que hacen o dejan de hacer cuando se encuentran con el otro progenitor.

Derecho a su espacio propio.Los niños tienen derecho a tener una zona personal para dormir y espacio propio para sus cosas en casa de cada uno de sus progenitores.  También tienen derecho a estar seguros físicamente cuando están bajo la guarda de cada uno de los progenitores y ser adecuadamente vigilados, de forma que, si no están con el progenitor directamente, estén bajo una supervisión adecuada y responsable.

 Los niños tienen derecho a desarrollar y mantener las relaciones con otros adultos significativos (abuelos, p.e.) sin que ello represente una interferencia o sustitución de las relaciones primarias de los menores con sus padres. También tienen derecho a que sus progenitores estén ambos debidamente informados sobre las cuestiones de salud, educativas y legales que les afecten.

 Finalmente tienen derecho a participar en actividades propias de su edad, relacionándose con otros niños, siempre que dichas actividades no afecten significativamente a su relación con cada uno de los progenitores.

 La ruptura de la relación de pareja debe limitarse a eso, a la relación de pareja, dejando a los menores al margen, lejos de las disputas y evitando hacerles tomar parte en la situación y en las decisiones aunque les afecten.  Sólo así evitaremos que la ya difícil situación de la crisis de pareja se convierta en una grave ruptura familiar que afecte de forma innecesaria a los menores.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.