El Blog del Derecho de Familia

02/08/2010

¿Quien puede recoger a los menores?

Filed under: alternancia fin de semana,fills menors,hijos — Assumpció Martinez Rogés @ 12:02 pm
Tags: , , ,

Dos de agosto. Ayer y anteayer han sido días habituales de “intercambio” veraniego: Progenitores que se despiden de sus hijos por unos días y progenitores que reciben a sus hijos por esos días. Al darse en fin de semana, seguramente ha facilitado muchas cosas, pero, ¿Que ocurre si, a la hora de la recogida, el progenitor no puede hacerlo personalmente? Nadie dudará que la entrega de los menores la puede realizar el progenitor con el que se hallen, o cualquier otra persona. El progenitor “receptor” no pondrá ningún impedimento ya que lo que quiere (normalmente) es tener la compañía de sus hijos. Recogerá a sus hijos y ya está. Los problemas llegan cuando el progenitor que tiene consigo a los menores, se niega a entregarlos si no es  personalmente al otro cónyuge.

Entiendo que si no existe una resolución expresa en ese sentido, igual que podemos servirnos de un canguro para recoger a los niños en el cole, cualquier otra persona puede recoger a los menores en el intercambio en vacaciones o en fines de semana, siempre que lo hayamos comunicado así al otro progenitor. El progenitor que tiene que recoger a los menores puede delegar en otra persona la recogida y el progenitor que tiene que entregarlos NO PUEDE NEGARSE A ESA ENTREGA siempre y cuando se le haya informado de ello. Sólo un motivo real de peligro para el menor podría dar pie a la negativa de entrega a persona distinta del progenitor.

La negativa a entregar a los menores entiendo que podría ser objeto de denuncia, ya que se está obstaculizando la relación de los menores con aquel progenitor.

26/07/2010

¿Decálogo para el buen cumplimiento del régimen de guarda y custodia?

 

Una reciente sentencia de Gijón, además de establecer las medidas que estima procedentes en relación a los menores y a los bienes de la pareja, entra en detallar, en definir, conceptos habituales del derecho de Familia y que muchas veces, por obvios, pasan por alto en cuanto a su alcance e importancia, y que he venido comentando en este Blog.

De entrada viene a definir la figura de la guarda y custodia como “el derecho-deber de un progenitor de tener consigo al hijo, cuidarlo mientras está con él y adoptar las medidas básicas del día a día sobre alimentación, higiene, ocio, etc.”. Como ya he referido en anteriores ocasiones, el Magistrado añade que el progenitor que tenga consigo a su hijo, ya sea por visitas o período vacacional, se ha de entender que lo tiene bajo su guarda y custodia.

Pero lo más destacable de la sentencia está en que, estableciendo un régimen compartido por periodos de 6 días, añade un DECALOGO de “comportamiento” para los progenitores:

“… Para el buen cumplimiento de este régimen de guarda y custodia establecido en interés del menor; se aconseja a los progenitores el cumplimiento del siguiente decálogo:

1. Nunca desacredite a su ex-cónyuge delante de sus hijos, ya que ellos se sienten “parte de su mamá” y “parte de su papá”, con lo que la crítica puede dañar su autoestima.
2. No utilice a sus hijos como mensajeros entre usted y su ex-cónyuge. Cuanto menos se sientan ellos parte de la pelea entre sus padres, mejor entenderán la situación.
3. Tranquilice a sus hijos haciéndoles entender que ellos no tuvieron ninguna responsabilidad en la separación. Muchos de ellos asumen como propias las causas de la ruptura.
4. Anime a sus hijos a que vean con frecuencia a su ex-cónyuge. Haga todo lo posible por estimular las visitas.
5. En cada paso de su divorcio o separación, recuérdese a si mismo que sus propios intereses no son los de sus hijos, por los que no debe incluirlos en ninguna negociación.
6. Sus hijos pueden ser estimulados a actuar como su “corresponsal” en la casa de su ex-cónyuge. Trate de no pedirles que le cuenten nada que no sea del interés de ellos. Deje a sus niños ser niños.
7. Si usted siente que no puede asumir el trance de la separación con calma y responsabilidad, pida asesoramiento terapéutico urgente. Sus problemas pueden trasladarse a sus hijos, complicándoles aún más el poder enfrentar con éxito la situación.
8. Cumpla con sus obligaciones económicas, “alimentos” de su hijo, en forma mensual y sin interrupciones. Sepa que de no hacerlo, el perjudicado será su hijo, que además de tener que enfrentar una situación familiar compleja, deberá soportar faltas materiales, lo cual puede tener un efecto permanente por el resto de su vida.
9. Si usted es un padre/ madre responsable, y no está recibiendo los “alimentos” por parte del que tiene obligación, no traslade su enojo a sus hijos. Esto alimenta en ellos el sentimiento de abandono, y los pone en situaciones muy difíciles.
10. Dentro de lo posible, no efectúe demasiados cambios en la vida de sus hijos. Si además de soportar la separación deben cambiar de residencia y de escuela, tardarán mucho más en superar el trauma del divorcio de sus padres. …”

17/05/2010

Las celebraciones familiares

Mayo y Junio son meses típicos en que se concentran numerosas celebraciones familiares, sobre todo relacionadas con la confesión católica: Bautizos, comuniones y bodas.  ¿Y si el menor no está commigo el dia de la celebración de mi familiar? Muchos convenios y sentencias ya hacen una pequeña previsión al respecto, que no es más que la aplicación del sentido común y del beneficio del menor. Impedir al menor participar en este tipo de celebraciones familiares por el hecho de que “no le toca el fin de semana” es perjudicar sus relaciones familiares, de forma que creo que no es legítimo impedirlo si ha mediado un preaviso suficiente . Aquel que tenga la celebración familiar debería comunicarlo al otro progenitor tan pronto como tenga conocimiento del acontecimiento para que aquel, con tiempo, pueda organizarse, cediendo unas horas de su estancia con el menor o bien procediéndose a un cambio de fin de semana o compensándose dicha “cesión” en otra ocasión similar.

Evidentemente, la buena voluntad de ambos progenitores, como siempre, permitirá que todo se desarrolle en un clima de normalidad que beneficiará al menor, pero ya sabemos que en ocasiones, no sucede así y que no es posible el entendimiento. Aunque parezca excesivo, siempre tenemos la opción de pedir el auxilio judicial, aunque la dilatación de los procesos judiciales puede que la resolución sea inefectiva.

En estos casos de divergencias , cada uno de los progenitores debería ponerse en la piel del otro y ver cual sería la respuesta que desearía obtener en un caso similar. ¿Y si la celebración fuera de mi familia y no me correspondiera estar con los niños… me gustaría que pudieran venir conmigo? Muchas veces este simple ejercicio de reflexión puede ayudarnos a desatascar conflictos.

Otra cuestión es la de las celebraciones religiosas que atañen al menor. Es una decisión conjunta de patria potestad, como ya referí en otro post, de forma que se impone la intervención y decisión de ambos en las celebraciones religiosas, tanto en lo relativo a la realización del acto religioso en sí mismo, como en el modo de llevarlo a cabo, sin que al respecto tenga prioridad el progenitor a quien corresponda el día en que vaya a tener lugar el referido acto.

31/03/2010

Y de nuevo vacaciones…

De  nuevo un periodo vacacional que en divorcios conflictivos no hace más que agravar las diferencias entre ambos progenitores.

¿Cómo contar la mitad de las vacaciones? ¿Cuando puedo recoger a los niños? ¿Cuando hay que devolverlos al domicilio habitual?¿Cuanto tiempo de preaviso en la elección de periodo vacacional?¿Puedo salir de viaje al extranjero con ellos si no tengo la custodia habitual? ¿A quien le toca el primer fin de semana tras las vacaciones?

Estas y otras parecidas son la preguntas que se plantean ambos progenitores cuando lleva un periodo de vacaciones. Existen respuestas generales para ello aunque cada sentencia, convenio o auto de medidas pueden determinar una forma de hacer. Si no lo establece con exactitud deberían ser capaces de pensar en justicia, de actuar en la forma en que los menores van a salir más beneficiados, dejando a un lado las diferencias personales entre ambos progenitores, los rencores, rabias y demás relacionados con la rotura como pareja en si misma, y cada uno pensando empáticamente en cual sería la forma en que desearía que “el otro” actuara para con nosotros.

Con menores por medio, debe primar su interés y por tanto, el máximo entendimiento entre ambos adultos. Que por ello somos los adultos!!

Felices vacaciones a todos, con o sin niños.

Lunes 5 abril, como ya es habitual, EL POST DE LA SEMANA.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.