El Blog del Derecho de Familia

22/03/2010

Medidas Provisionales y Divorcio Contencioso.

Cuando no existe posibilidad alguna de llevar la separación o divorcio por los cauces del acuerdo, nos veremos en la situación de plantear un procedimiento judicial contencioso.

En este caso se puede iniciar el procedimiento por unas MEDIDAS PROVISIONALES PREVIAS, y posteriormente presentar demanda de divorcio, o bien formularlo todo en un mismo acto, de forma que las MEDIDAS PROVISIONALES son COETÁNEAS. El inicio por Medidas Provisionales previas se suele hacer cuando es necesario iniciar una demanda, pero, por los motivos que sean, por ejemplo, cuando hay una complejidad en el aspecto económico, la demanda de divorcio propiamente dicha debe ser muy elaborada mientras que se necesita casi de inmediato que se regulen determinados aspectos, como el reparto del tiempo con los niños y el uso temporal del domicilio familiar.

Las Medidas Provisionales deciden solamente sobre lo más inmediato y son PROVISIONALES. Se celebra una pequeña vista. Con la decisión del Juez (Auto de Medidas)  se empieza a regir la nueva situación y es válido hasta que recaiga sentencia. Muchas veces las medidas previas sirven para regular inicialmente y posibilitar mayor tiempo para llegar a un acuerdo entre los dos conyuges. Si hemos solicitado medidas previas, desde que se notifique el Auto que las resuelve tendremos 30 días para interponer la demanda de divorcio.  Esta demanda de divorcio es remitida por el Juzgado a la otra parte dándole un plazo para contestarla. Luego se señala una fecha para la vista (juicio), en la que se practica la prueba. Tras la vista, llega la sentencia. Esta sentencia puede ser recurrida en apelación, pero, aunque sea recurrida, desde que se notifica tiene vigencia y las Medidas Provisionales, si existían, quedan sin efecto.

15/03/2010

¿Como es un divorcio de mutuo acuerdo?

Como cada lunes, una nueva entrada.

 ¿Que es un divorcio de mutuo acuerdo? ¿Cómo es un divorcio de mutuo acuerdo?

El divorcio de mutuo acuerdo es aquel en que las dos partes estan de acuerdo en divorciarse y son capaces de llegar a un consenso en cuanto a los efectos que su divorcio va a tener en el futuro, sus relaciones con los hijos comunes y el destino que van a tener sus bienes. No existen limitaciones legales más que la existencia de un equilibrio de derechos y deberes entre ambas partes, y, sobre todo, preservación y protección de los derechos de los menores.

Un divorcio de mutuo acuerdo se lleva a cabo en tres pasos que son:

 1-     Negociación de las medidas que van a regir la nueva situación.

2-     Plasmación de las medidas acordadas en un documento escrito que se denomina Convenio, y que se firma por ambas partes.

3-     Ratificación Judicial. El Convenio firmado se presenta ante el Juzgado para que le otorgue la fuerza de una sentencia.

 En el Convenio se establece básicamente el reparto del tiempo que cada uno de los progenitores va a pasar con los hijos, la contribución que corresponda de cada uno de ellos al sostenimiento de los hijos (pensión) y  el destino que se va a dar a las propiedades comunes ,como por ejemplo uso del domicilio.

Esta negociación se puede llevar a cabo con la intervención de un solo abogado, o bien pueden intervenir un abogado por cada parte. Efectivamente, si interviene un solo abogado, los costes son menores para cada parte. Si intervienen dos abogados, uno planteará la propuesta al otro, que la aceptará o introducirá las modificaciones que sean necesarias hasta que se llegue al acuerdo final, que será el que sea firmado y llevado al Juzgado junto con un breve escrito de demanda, que va firmado por Abogado y Procurador, solicitando al Juzgado que apruebe el Divorcio que se regirá por los pactos del Convenio presentado, el Juzgado citará a los conyuges para que se ratifiquen en el Convenio, y reconozcan su firma en el mismo. No suele haber mayor problema, y en pocos días tenemos una sentencia que nos declara el divorcio con los pactos del Convenio.

Cuando la convivencia ya no es posible, es la via menos dolorosa para todos los integrantes de la unidad familiar ya que todos reciben y ceden en proporción, no hay vencedores ni vencidos y sobre todo, se preservan las relaciones entre los miembros de la pareja, lo que beneficia notablemente a los menores y su adaptación a la nueva realidad familiar.

08/03/2010

Custodia para el padre:tiene mayor disponibilidad horaria.

Haré reseña de una sentencia recaída en un expediente de este despacho en julio de 2009.

En Auto de Medidas Provisionales se otorgó la guarda y custodia de dos menores de 4 años a la madre, así como el uso de la vivienda conyugal, pero otorgando al padre un régimen de visitas tan amplio que casi equivalía a una compartida, puesto que las menores pernoctaban con el padre dos días a la semana, y en fines de semana alternos, desde el viernes a la salida del colegio hasta el lunes en que las llevaba de nuevo al colegio, y en correspondencia, una pensión por alimentos a favor de las menores a satisfacer por el padre.
 Las medidas provisionales se acuerdan por Auto en diciembre de 2008 y son vigentes hasta julio de 2009, fecha en que se dicta la sentencia en el procedimiento principal.

En el procedimiento principal se otorga la guarda y custodia de las menores al padre, con el uso de la vivienda, debiendo la madre una pensión de alimentos a favor de las menores de 200 euros en total y con un régimen de vistas de fines de semana alternos desde viernes a las 17.30 hasta domingo a las 20.30, mitad de vacaciones escolares y atendido la edad de las menores, en las semanas que no le corresponda el régimen de fines de semana, podrá tener consigo a sus hijas todos los lunes, miércoles y viernes, desde las 17.30h hasta las 20.00 hora.

Basa la sentencia dicho fallo en que se ha acreditado que “el padre tiene mayor disponibilidad horaria y ha venido prestando mayor atención y cuidado de las menores desde su nacimiento”. “El horario laboral del padre le permite llevarlas y recogerlas del colegio, las menores ven a la figura patera la persona que desde que las mismas tienen uso de razón las ha recogido, llevado al parque, en síntesis , las ha atendido” “Igualmente debe adoptarse tal medida por la edad de las menores 4 años que hacen que para evitar una alteración en sus hábitos y rutinas que gozaban con anterioridad a la crisis matrimonial de sus progenitores, hacen necesario continuar con las mismas pautas de comportamientos que eran llevados a cabo por el padre durante la convivencia conyugal y si en que momento eran adecuados también lo son en la actualidad “.

Sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Sabadell (Barcelona).

01/03/2010

¿Que intereses defiende el abogado que asesora a los dos cónyuges?

Esta vez la entrada expresa una personal opinión sobre una historia real.

Me llega un cliente para asesorarse sobre divorcio. Las cosas en casa van mal y la esposa se lo ha insinuado. Preventivamente (y de forma muy acertada) él decide consultar al abogado, en este caso, a mí. Sin limite de tiempo le explico como funciona un divorcio, opciones varias de reparto del tiempo con los niños, la hipoteca, los gastos, derechos y deberes de cada uno, la importancia de mantener a los niños al margen de todo… todas las opciones y posibilidades desde un mutuo acuerdo hasta el contencioso más duro, como está actualmente la jurisprudencia, etc… Pasan las semanas y en efecto la esposa le pide divorcio. Una amiga le ha recomendado un abogado así que van a verle para hacer un mutuo acuerdo de custodia compartida. El acepta ver a este abogado para evitar contrariarla, teniendo en cuenta que ya está debidamente asesorado. Se supone que será abogado de los dos y por tanto, muy neutral. En la primera entrevista me cuenta ya el cliente que parecía que él sabía más de Derecho de Familia que el propio abogado al que fueron, que con sus preguntas le puso en más de un aprieto. Comentan un poco la situación y ya va viendo que el abogado lo que menos es, es imparcial. Barre literalmente a favor de la esposa y llega a decirle al marido que, o acepta las condiciones económicas (absolutamente injustas a mi modo de ver, y dudo que sean sostenibles) o nada más simple que ir a contencioso, y con ello, la esposa tendrá piso, niños y pensión. Que ella es la esposa, eh??. Quedan para que haga un borrador de convenio. Es un borrador de convenio sencillo, no tiene más complicación que una compartida, una hipoteca a medias, uno sale del piso y se alquila otro a dos calles, y ya está. Bien, este borrador tarda más de un mes en redactarse y cuando lo hace… el mismo cliente es capaz de ver que está lleno de incongruencias e incompatibilidades. Un convenio mal redactado, con faltas de ortografía (diferencia entre verbo haber y verbo hallar: la propiedad se “haya” gravada…) en el que se mezclan conceptos incompatibles y en el que, además, la defensa de los intereses del marido brilla por su ausencia. Un convenio que a simple vista ya me plantea un sinnúmero de puntos que van a derivar en conflicto en el momento de ponerlo en práctica, vamos, una fuente de problemas. Y el Abogado se atreve a decirle al cliente que “era muy complicado plasmar lo que ellos querían”. En definitiva, como ya mencioné en Twitter la pasada semana: Cualquiera se atreve con el Derecho de Familia cuando es una parte de la profesión que requiere mucha profesionalidad, no solo por la formación especializada en el fondo, sino por la forma tan especial que requiere la atención al cliente. Pero además, el abogado en cuestión, entiendo que carece de toda profesionalidad y de la atención a las normas de la Deontología cuando representa que está asesorando a ambos y lo que hace es actuar a favor de uno y en perjuicio del otro, siendo ambos sus clientes. Nunca he valorado el trabajo de un compañero, me parezca correcto o no, pero esta vez no puedo evitarlo. Es una actuación que “clama al cielo” y me indigna, ya que luego acabamos todos siendo valorados negativamente como colectivo, por cuatro desaprensivos que actúan sin la más mínima profesionalidad.

22/02/2010

¿Hay que oír a los niños en un procedimiento de familia?

Es una cuestión que se plantea a menudo. ¿Es obligatorio oír a los menores?, ¿Es necesario? ¿Es adecuado para ellos? Y en tal caso, ¿A partir de que edad?.

El artículo 770.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil se pronuncia taxativamente en relación a la exploración de los menores cuando dice que “Cuando hubiere hijos menores o incapacitados, se les oirá si tuvieren suficiente juicio y, en todo caso, si fueren mayores de doce años”.

La prevención legal, entiendo que debe cumplirse en el sentido de que DEBERÁ OIRSE A LOS MENORES QUE TENGAN MAS DE 12 AÑOS EN TODO CASO, y los edad inferior a doce, se les deberá oír, al menos, para poder determinar si tienen suficiente juicio.

A pesar de esta previsión legal, en los procesos de familia en muchas ocasiones, no se observa esta actuación y los menores no son oídos. Viene siendo habitual por los Juzgados, denegar la realización de dicha prueba, que debería ser acordada de oficio, por no estimarla necesaria, o bien, sustituyéndola por la intervención de los Servicios Técnicos Judiciales (SATAF). La intervención de los Servicios Técnicos Judiciales en cuanto a esta prueba se refiere, se limitaría a proponer al Órgano Judicial que escuche al menor, o de forma excepcional, intervenir en su practica como auxilio al órgano Judicial.
Pero incluso se llega a denegar dicha prueba que ha sido PROPUESTA por alguna de las partes, tras haber sido admitida. Un cúmulo de despropósitos que, en alguna ocasión, lo que han llevado es a una total indefensión, y a obligar a las partes o a alguna de ellas, a seguir largos procesos de recursos, con el desgaste emocional que ello comporta, más el gasto económico que supone, y, sin duda, a unas sentencias acordado unas medidas en relación a los hijos, totalmente desvinculadas de la realidad de los mismos y de su cotidianeidad.

El “Oir a los niños”, de una forma u otra, entiendo que debería ser casi “obligatorio”, ya sea mediante una exploración judicial propiamente dicha para los más mayores, como por un examen psicológico realizado por un equipo de al menos tres profesionales, en el que se pueda deducir cual es la relación de los menores con cada uno de sus progenitores, los roles de cada uno y por tanto, poder establecer una custodia fundamentada en hechos, en la realidad, y no dependiente de una cuestión de sexo como vienen siendo demasiado habitual. El hecho biológico de la maternidad no es una condición básica para otorgar una custodia, aunque los niños sean de corta edad.

08/02/2010

Una juez de Barcelona concede la custodia de un niño a su padre y obliga a la madre a pasar pensión alimenticia

Filed under: Custodia y Patria Potestad,Uncategorized — Assumpció Martinez Rogés @ 8:52 am
Tags: , , , ,

Aunque se trata de una sentencia recaída hace ya algunos años, creo que vale la pena recordarla aquí, mediante el resumen que de ello hizo la agencia Europa Press.

BARCELONA, 14 (EUROPA PRESS)

Una juez de Barcelona ha dictado una sentencia poco habitual al conceder la guarda y custodia de un hijo que acaba de cumplir siete años al padre en detrimento de la madre, obligando además a la mujer a pasar una pensión alimenticia a su ex marido. Los abogados de la madre ya han recurrido el fallo ante la Audiencia de Barcelona.

La sentencia, del Juzgado de Primera Instancia número 45 de Barcelona y a la que ha tenido acceso Europa Press, reconoce que fue la madre la que se ha cuidado “directamente del niño” antes de la crisis matrimonial que se zanjó con la separación de hecho en julio de 2003. Desde esa fecha, el menor estuvo conviviendo con el padre y la madre de forma alterna.

La decisión de la juez va en contra de los informes del fiscal, de los trabajadores sociales del SATAV (Servicio de Asesoramiento Técnico y de Atención a la Víctima), organismo dependiente de la Generalitat, y de la propia madre, que solicitó la guarda y custodia del menor. Por contra, la juez da la razón al padre, cuya abogada, Maria Assumpció Martínez Rogès, pidió que le fuera otorgada la custodia del niño.

Además de otogar la custodia al padre, la juez también ha ordenado que la madre, que tiene un sueldo de 728 euros al mes, abone mensualmente la suma de 120 euros al padre en concepto de pensión alimenticia para el niño. Fuentes judiciales explicaron a Europa Press que dicha pensión es “prácticamente la mínima” que se concede para estos casos.

SEPARACION.

Tras la separación de la pareja, el niño, que empezó a atravesar “un estado de bloqueo emocional y baja autoestima”, convivió con los dos progenitores alternativamente hasta que la juez dictó un auto de medidas previas en enero de este mismo año, en el que atribuyó la custodia al padre. Asimismo, tras la separación, la mujer empezó a trabajar, lo que no había hecho desde el nacimiento del niño.

La juez basó esta primera decisión en el hecho de que “para el menor la figura de referencia, tanto para los aspectos paternales como para bastantes maternales, era el padre” y porque fue el padre también el que “recabó la ayuda de profesionales” por el “estado de nerviosismo” del niño.

De hecho, desde pocas semanas después de la separación, el padre empezó a llevar semanalmente al niño a un psicólogo, medida que la madre no consideró necesaria, por lo que la juez considera que “el padre demostró una mayor capacidad protectora”.

Éste es uno de los argumentos esgrimidos por la juez para su decisión final, ya que, aunque afirma que “la vinculación entre madre e hijo es indudablemente muy importante porque ha sido la madre la figura cuidadora hasta que se produjo la ruptura de la pareja”, la evolución del niño ha sido “positiva” desde que se fue a vivir con su padre.

EN CONTRA DE LOS TRABAJADORES SOCIALES.

No obstante, los trabajadores sociales dictaminaron que tras la separación, el padre “colocó al hijo” como “objeto de afecto” y “se ha situado como víctima de una situación que no ha podido tolerar, mostrando un resentimiento hacia la madre”, lo que, según los trabajadores sociales, “puede afectar negativamente a la figura de madre que el menor tiene interiorizada”.

En el informe presentado por el SATAV en el juzgado también se hacía constar que “la madre ha sido la principal figura cuidadora del menor” y que “tiene una estabilidad emocional y un entorno familiar estable para atender adecuadamente las necesidades” del niño.

A pesar de este informe y de la petición del fiscal, la juez considera que la evolución emocional del menor tras la separación ha sido “positiva” y añade que “el padre se ha acercado más al hijo y ha sido el que ha recabado la atención psicológica mientras que la madre no lo consideró necesario”.

MAS MEDIDAS.

En la misma resolución, por la que la juez ha otorgado la guarda y custodia del menor al padre, se acuerda que el uso de la vivienda conyugal sea también para el padre, así como “los objetos de uso ordinario existentes en la misma”.

Por último, la juez también decreta la separación matrimonial de la pareja, debido al “progresivo deterioro de su relación, aunque no sea posible afirmar objetivamente” cual de los dos miembros “es responsable en exclusiva” de dicho deterioro.

La abogada del padre, Maria Assumpció Martínez Rogés, mostró su satisfacción por la decisión de la juez y explicó que esta resolución demuestra que, aunque “no es muy habitual”, los jueces “empiezan a tener en cuenta que no sólo el hecho de dar a luz debe ser valorado a los efectos de la guarda y custodia de un menor cuando el padre esté suficientemente capacitado para cuidar del hijo”.

 http://lukor.com/not-soc/cuestiones/0410/14184042.htm

19/01/2010

Las decisiones NECESARIAMENTE conjuntas sobre los menores

 

Patria Potestad: Las decisiones necesariamente conjuntas

 Como tercera entrega acerca del alcance de la custodia voy a referirme ahora a las decisiones que DEBEN TOMARSE CONJUNTAMENTE POR AMBOS PROGENITORES, en tanto en cuanto integran la Patria potestad que es compartida.

 1)      Cambio de residencia del menor

2)      Elección o cambio de centro escolar

3)      Formación religiosa y celebración de actos de tal índole.

4)      Elección o cambio de profesionales médicos y psicólogos.

5)      Gastos extraordinarios.

En esta entrada detallaré sobre las reseñadas del 3 al 5 y dejando para el siguiente las referentes a centro escolar y residencia, por su extensión y quizás, mayor complejidad.

Gastos extraordinarios: Como habitualmente los gastos extraordinarios  van a ser soportados económicamente por ambos progenitores por mitades, obvio es que dichos gastos sean acordados conjuntamente por ambos ya que afectarán a la economía  de cada uno de los progenitores. No sería justo que uno de los progenitores aprobara un gasto extraordinario de tal importe que el otro no pueda soportar económicamente su parte correspondiente.

 Elección o cambio de profesionales médicos y psicólogos:  El profesional médico o psicólogo deberá recabar la autorización de ambos progenitores para intervenir  sobre el menor, no pudiendo iniciar un tratamiento si no cuenta con dicha autorización.  Además, ambos progenitores pueden obtener información sobre la salud en relación a sus hijos. Tanto los profesionales de la medicina, como psicólogos DEBEN facilitar a AMBOS progenitores toda la información que éstos soliciten relativa a sus hijos.

Formación religiosa: Como esta es una opción de formación, deben estar de acuerdo ambos progenitores en la formación que en tal sentido se vaya a dar a los menores. Ambos progenitores podrán acudir a los actos y celebraciones religiosas de los menores independientemente de la fecha en la que se celebren.

Como ya he referido en entradas anteriores de este blog, cuando no hay acuerdo entre ambos, deberá  solicitarse la intervención del Juez, en un procedimiento de Patria Potestad.

…seguimos con residencia y centro educativo en la próxima entrada.

13/01/2010

Sobre el alcance de la custodia

Filed under: Custodia y Patria Potestad — Assumpció Martinez Rogés @ 10:11 am
Tags: , , , , ,

 

Sobre el alcance de la custodia

Siguiendo con el tema de la entrada anterior, haré ahora unas anotaciones sobre QUÉ decisiones SE PUEDEN TOMAR POR UNO SOLO DE LOS PROGENITORES.

 Mientras el menor está bajo la custodia de uno de sus progenitores ( ya sea el progenitor denominado “custodio”, o el  “no custodio” que tiene “régimen de visitas”, las decisiones sobre el menor que puede tomar sin la necesidad de pedir permiso u opinión al otro son, a título de ejemplo:

 En el ámbito educativo: decidir si el menor participa en una excursión o salida o actividad escolar, decidir si es queda al comedor escolar, así como decidir quien lleva y/o recoge al menor en el centro escolar.

 En el ámbito sanitario: puede decidir llevar al menor a un centro sanitario si lo entiende necesario, por cuestiones sanitarias sin importancia, y aplicarle el tratamiento médico que le haya sido prescrito. Procederá, en todo caso, a comunicar este tratamiento al otro progenitor a fin de que éste pueda continuar el mismo cuando cambie la custodia. Pensemos, por ejemplo, en el supuesto del  “no custodio” que recoge al menor el viernes en el colegio y por la noche tiene una subida de fiebre por un resfriado  o le empiezan a salir las ampollitas de la varicela. Evidentemente, para las de urgencia vital, podrá llevar al menor al centro sanitario que sea oportuno y procederá a comunicarlo a la mayor brevedad posible al otro progenitor, pero teniendo presente que, en situaciones de urgencia vital, puede tomar decisiones unilateralmente.

En el ámbito del ocio/tiempo libre: Cada progenitor mientras tiene al menor en su compañía podrá decidir que éste participe en las actividades de ocio que considere oportunas, siempre que éstas no supongan un coste adicional para el otro progenitor o un riesgo para el menor. También podrá decidir quien participa en estas actividades junto al menor.

 En el ámbito personal: Cada progenitor mientras tiene el menor en su compañía podrá decidir unilateralmente que es lo que come el menor, que ropa utiliza, como se viste o con quien se relaciona…

Quiero remarcar especialmente que me refiero al tiempo en que el menor está en compañía del progenitor que toma estas decisiones, ya sea custodio o no custodio. 

Por ejemplo, la” madre custodia” no puede apuntar al menor a una excursión que se celebra en un fin de semana que corresponde al “padre no custodio.” Otro ejemplo, el progenitor“no custodio” que recoge al menor en el colegio dos veces por semana, puede decidir hacerlo personalmente o que lo haga otra persona en su lugar, habitualmente o de forma ocasional, los días que le corresponden, igual que puede decidir el “custodio” en los días que le corresponden. El “no custodio” puede decidir donde y con quien pasa el fin de semana  el menor cuando le corresponde, sin que el “custodio” pueda poner objeción alguna.

 Próxima entrada (post):  Las decisiones conjuntas (Patria Potestad).

04/01/2010

Bienvenidos al Blog de Derecho de Familia!!!

Hola!!!

Pongo a disposición de todos aquellos inquietos por los temas de Derecho de Familia este Blog.

Me gustaría que lo hicierais vuestro y sirviera para resolver esas dudas que siempre se plantean, grandes o pequeñas, y con ello, intentar aclarar conceptos y terminología legal (el vocabulario raro de los abogados) para que cada uno sepa realmente a que se enfrenta cuando está inmerso en un procedimiento de Derecho de Familia.

En Derecho de Familia, por circunstancias, me estoy acercando mucho a la posición que en un debate de custodia tiene el PADRE y podreis ver algunas sentencias obtenidas en mi despacho en procedimientos en los que he defendido la posición del padre, actuándo mayoritariamente en la defensa de éste.

Si bien físicamente mi despacho se encuentra en la ciudad de Barcelona, gracias a la tecnología, estoy desarrollando mi labor profesional por toda la geografía española, así que las puertas de mi despacho están abiertas a todos, esteis donde esteis.

Espero la contribución al Blog de todos, para que lo podamos hacer muy útil. Y si puedo ayudaros profesionalmente, estaré encantada. Me gusta mi profesión y el area del derecho a la que me dedico y en la que, además de la experiencia profesional, puedo aplicar la personal.

Assumpció Martinez Rogés. Abogada.

« Página anterior

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.256 seguidores